No todo son manos y pies

EL DISFRAZ DE LA FALSA AUTOCONFIANZA
12 June, 2017
Show all
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Recuerdo una serie mundial de beisbol por allá a finales de los 80’s o principios de los 90’s. Existía un pitcher a quien apodaban “el rocket”. Era un temible cerrador zurdo, lucia cabellera larga e intimidaba su presencia porque lanzaba por encima de las 90 millas. En aquella serie de campeonato no le fue bien, pues le dieron un jonrón que a la postre significo la derrota en un partido clave. Un año más tarde, comenzó la siguiente temporada con graves problemas para colocar la bola en la zona de strike. Los comentaristas murmuraban: “se le perdió la zona de strike”. Después de muchos partidos la situación empeoro. Un análisis exhaustivo por parte del cuerpo técnico del equipo no detecto ningún error mecánico en su lanzamiento. Más tarde lo trasladaron a jugar Triple A. Sin embargo, en esta liga tampoco logro lanzar más strikes, hasta su posterior retiro definitivo del beisbol rentado.

Años más tarde, presencie por televisión un evento deportivo similar. Esta vez en el deporte blanco: el tenis. Un jugador argentino quien llego a ser el #2 en el ATP, comenzó a tener problemas con uno de los golpes básicos: el Servicio. Me estoy refiriendo a Guillermo Coria, quien después de lograr hazañas increíbles y posicionarse en el tope de los jugadores mundiales, parecía que se le había olvidado aquel golpe. Nadie pudo ayudarlo, y termino su carrera colosal en el total olvido.

¿Estos eventos pueden ser explicados? Yo creo que sí, pero también creo que pocos pudieron descifrar sus causas. Hoy no tengo la menor duda que tenían un origen psicológico. ¿Hasta donde puede influir la mente para generar resultados tan increíblemente negativos? ¿Acaso estos deportistas profesionales no eran prodigiosos técnicamente? ¿Físicamente? A Coria le decían “el mago” por la habilidad de colocar la pelota donde quería.

Estamos acostumbrados a ver despliegues tecnicos-fisicos increíbles por las pantallas de nuestros televisores. Los atletas hacen gala de sus cualidades en todo momento. Y también elogiamos su personalidad competitiva, su carácter y espíritu de lucha. Pero en estos casos mencionados, me parece que la influencia de las variables psicológicas en el rendimiento deportivo se observó drásticamente.

Hoy entiendo que estos jugadores no hubiesen tenido tales desenlaces si en sus filas hubiesen contado con un psicólogo deportivo.

Definitivamente no todo son manos y pies.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *